El General: Llamado a la Misión

Un llamado solo es real cuando ha sido puesto en práctica – cuando lo hemos recibido y respondemos. Como General, me he comprometido a escuchar el llamado del Espíritu Santo para discernir la voluntad y el propósito de Dios para el Ejército de Salvación en los años venideros. Afirmaré mi comprensión y discernimiento revelado poniéndolo a prueba con los demás, al mismo tiempo buscaré la confirmación de Dios a través de la oración personal y la lectura de la Palabra.

Este llamado, que Dios ha colocado en mi corazón, no es sólo un llamado para mí. Es un llamado para todo el Ejército de Salvación. Necesita depender de y ser respondido por cada oficial, soldado, adherente y joven soldado; así como cada empleado y voluntario. Todo lo que hacemos deberá cumplir con la sagrada misión que Dios ha entregado a Su Ejército de Salvación. Sabemos que hay un número incontable de personas que necesitan salvación, incluso si solamente hubiera una sola alma en necesidad de salvación, todavía tenemos el deber de hacer como el Señor nuestro Dios nos pide en Deuteronomio – escuchar ese llamado, reflejar su carácter, y como su pueblo, caminar en obediencia.

Quiero conducir un Ejército que tenga un celo vigorizante por cumplir con nuestra parte en la misión de Dios. Yo necesito que ustedes tomen su posición y declaren su creencia en la razón principal de la historia de Dios – la redención de toda la creación a través del evangelio que es para quien quiera. Debemos creer como lo hicieron los primeros salvacionistas, que podemos ganar a todo el mundo para Jesús, y que debemos pasar nuestras vidas tratando de cumplir con esa tarea.

Los últimos años nos han provisto un buen legado – especialmente a través del Movimiento de Rendición de Cuentas – que aun requiere de una total atención. No obstante, siendo tratado actualmente, nos encontramos en una situación significativamente fortalecida y, por lo tanto, capaces de considerar plenamente el llamado de Dios y realizar su propósito para el Ejército de Salvación.

ESTÉN LISTOS

  • UN LLAMADO A LA ORACIÓN: Dios está llamando a su pueblo a rendirse y a orar. Debemos participar en la guerra espiritual, peleada y ganada de rodillas.
  • UN LLAMADO A LA SANTIDAD: Debemos reflejar a Cristo en todos los aspectos de la vida, reconociendo que la santidad restaura nuestra humanidad y nuestra relación con Dios, con los demás y con el mundo. Cada salvacionista debería ser un ejemplo vivo de la autenticidad bíblica.
  • UN LLAMADO PARA ESTAR LISTOS PARA LA BATALLA - ¡AHORA!: Debemos entender la urgencia del “ahora”. Nuestro mundo necesita a Cristo hoy, no cuando terminamos de delinear nuestros planes. Al mismo tiempo de hacer todo lo que se necesita dentro de nuestro movimiento, continuamos
    peleando la batalla mientras crecemos, fortalecemos nuestra resolución y nos preparamos para mayores batallas.

ESTÉN COMPROMETIDOS

  • UN LLAMADO A SERVIR: Servir a los demás debe ser nuestra prioridad misional. Debemos valorar el oficialato, a los oficiales locales, los soldados, adherentes y jóvenes soldados, reconociendo también que los muchos empleados y voluntarios son clave para el cumplimiento de nuestras tareas.
  • UN LLAMADO A LA ADORACIÓN: Debemos celebrar el amor redentor de Dios a través de nuestra alabanza, buscando formas culturalmente relevantes para unirnos en alabanza y agradecimiento, mientras alcanzamos a, y damos la bienvenida, a las personas.
  • UN LLAMADO A LA CONFIANZA EN EL EVANGELIO: Al compartir las buenas nuevas del Evangelio, debemos reconocer su poder para la salvación y transformación. Con el poder del Espíritu Santo la gente puede ser liberada de todo lo que les impide alcanzar su potencial dado por Dios.

ASUMAN SU RESPONSABILIDAD

  • UN LLAMADO A LEVANTAR Y CUIDAR DE CADA GENERACIÓN: Debemos aceptar la responsabilidad por los niños, adultos jóvenes y los lideres emergentes – equipar, crecer, potenciar y discipular a nuestro a Ejército de Salvación hoy y en su futuro.
  • UN LLAMADO A UNA COMPASIÓN COSTOSA: Debemos defender a los demás, buscar la justicia, expresar generosidad y participar en acciones redentoras.
  • UN LLAMADO A LA INCLUSIÓN: Debemos ser irreprochables al tratar a todas las personas con respeto y compasión, recordando nuestra misión de suplir las necesidades humanas en el nombre de Cristo y sin discriminación.

No estamos solos en esta batalla, estamos parados sobre los hombros de aquellos “gigantes” que nos han precedido. Su legado es una prueba de la fidelidad de Dios y la habilidad de ver más lejos. Y, por supuesto, ¡Dios mismo va delante de nosotros!

Servimos bajo nuestra bandera de transformación de “sangre y fuego”, creyendo que somos más fuertes cuando estamos unidos como una familia internacional, y que cada uno de nosotros puede ser una influencia de transformación exactamente en el lugar en donde Dios nos ha colocado.

Marchemos hacia los próximos años con confianza, sabiendo que si aplicamos los valores del reino forjaremos un camino de victoria. Únanse a mí en esta batalla para ser el Ejército de Salvación que Dios nos ha llamado a ser. Ayúdenme a posicionar al Ejército para que esté justo en el corazón de la voluntad de Dios, asegurando su bendición continua y su mano protectora a medida que nos esforzamos para enfrentar los desafíos del siglo 21. Y al participar en la causa de Cristo, en casi dos tercios de los países del mundo, demos toda la gloria y honra a Dios. ¡Amen!

Más información en el Sitio Web Internacional del Ejército de Salvación en sancarmy.org/ihq/calltomission

 

Mensaje en vídeo de la llamada del General Brian Peddle a la misión

Llamado a la Misión: folleto y marcador de libro

 

el general llamado a la mision folletoDescargue el folleto en formato PDF el general llamado a la mision marcador
Descarge el marcador  de libro en formato PDF

 

 

Imprimir

banner one army

sps shop

soundcast

Necesitas Ayuda

panSi necesitas que te pongamos en contacto con una Iglesia del Ejército cercana, comunícanoslo desde aquí.

Apadrina un niño ahora

apadrinamientoEl Programa de Apadrinamiento del Ejército de Salvación te permite vincularte con un niño o niña, su familia y su comunidad. Las cuotas de apadrinamiento financian proyectos educativos, de mejora de medios de producción, de infraestructuras.

Únete a nosotros

manos mapaÚnete como voluntario a nuestro precioso equipo. Contacta con el Ejército de Salvación ahora  y te explicaremos las distintas opciones para colaborar.