Mar
9
2016

FIJI

El Ejército de Salvación en Fiji continúa su ministerio para ayudar a las personas afectadas por el Ciclón Winston – el más fuerte jamás registrado en el hemisferio sur. El desastre ha afectado al 90% de los 900.000 habitantes aproximados de la población de Fiji. Al menos se sabe de 42 personas que han perdido la vida, a la espera de que esta cifra aumente una vez se establezca contacto con comunidades remotas. Imágenes aéreas muestran que algunas aldeas han sido destruidas por completo, con informes de serios daños y destrucción en escuelas, clínicas y dos hospitales. 

Cuatro días antes de que el ciclón golpeara, las dos islas más grandes de Fiji – Viti Levu (donde se encuentra el Cuartel o Sede Divisional del Ejército de Salvación) y Venua Levu – estaban todavía en gran parte sin electricidad y muchas zonas no tenían abastecimiento de agua. 

El Comandante Divisional de Fiji, Mayor David Noakes, describe la tormenta como ‘dañina’, diciendo: ‘Fiji ha sido dañada gravemente y su pueblo está extremadamente traumatizado. El daño en las aldeas es enorme, con una gran cantidad de hogares destruidos y que han quedado sin techo. Kilómetro tras kilómetro existen daños en los cultivos, con los tendidos eléctricos caídos.’ Casi todos los salones del Ejército de Salvación y muchas casas de los Oficiales fueron inundadas, ya que la tremenda fuerza del viento lanzó el agua hacia lugares donde nada lo podía detener. La casa de los Oficiales en Ba fue profundamente dañada por la tormenta y los Oficiales allí están en un shock profundo, dice el Mayor. 

Al instante de escribir esto, el Ejército de Salvación no ha sido capaz aún de contactar con sus Cuerpos (iglesias) en Savusavu, en Venua Levu, y en la isla de Taveuni en el noroeste, donde el daño por la tormenta se conoce ha sido grave, y las comunicaciones y el acceso están siendo muy complicados. El Mayor Noakes dice que se están haciendo arreglos para volar a ambas localizaciones lo antes posible para valorar  los daños. 

Ante el ciclón, el Ejército de Salvación estableció 10 centros de evacuación en sus salones. El Programa de Ayuda del Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio de Nueva Zelanda financia al Ejército de Salvación en Fiji para proveer ayuda de emergencia a corto y largo plazo a personas afectadas por ciclones y riadas o inundaciones. Esto incluye la provisión de contenedores de emergencia surtidos de colchones, lonas, generadores, palas, carretillas, motosierras y ropa de protección. Existe también un arreglo con el mayor proveedor de comida en Fiji "RB Patel" para garantizar suficiente comida y agua para cada uno de sus centros de evacuación. 

Debido al toque de queda del Gobierno, algunos centros del Ejército de Salvación no han sido utilizados, pero el centro del Ejército en Nadi estaba lleno, con 40 personas buscando refugio en Lomaivuna, 30 en Sigatoka y Ba, 20 en Saweni y 6 en Nasinu. Todos los servicios religiosos dominicales fueron cancelados para garantizar la seguridad de los asistentes, aunque el Cuerpo de Raiwai llevó a cabo un servicio religioso para aquellos que habían buscado refugio allí. En el Cuerpo de Sigatoka, el Ejército de Salvación ha ofrecido ayuda a los que están viviendo en un campamento improvisado cercano, donde el residente más mayor tiene 85 años y el menor nueve meses. 

La situación para muchos habitantes de Fiji es ahora desesperada, explica el Mayor Noakes. Las zonas más bajas fueron seriamente afectadas por la crecida de la marea y las constantes inundaciones a lo largo de los principales pasos de los ríos lo que posiblemente conducirá a más personas en busca de ayuda con comida, refugio y ropa. Los habitantes de Fiji se enfrentan a desafíos para el suministro de comida y subsistencia con las industrias de agricultura, pesca y turismo seriamente afectadas por el desastre.   

En la aldea de Rakiraki (entre Suva y Nadi), donde el ciclón tocó por primera vez tierra, hay una devastación casi completa. ‘Sólo puede ser descrita como catastrófica,’ dice el Mayor. ‘La respuesta de la gente va desde un completo shock hasta una determinada resignación. Hay una necesidad desesperada por agua y el Ejército de Salvación está enviando suministros desde Suva.’ Los Oficiales en la Avanzada del Cuerpo de Rakiraki se vieron obligados a tener que ser evacuados de su casa debido a las inundaciones, pero ya han regresado a su hogar. A ellos se unieron varias familias del Ejército de Salvación que perdieron sus hogares en el ciclón

El Gobierno de Fiji estuvo animando a la gente a salir de los centros de evacuación para regresar a sus hogares y ayudar con las tareas de limpieza. Sin embargo, en el Cuerpo de Nadi 15 familias siguen aún viviendo en el salón del Ejército de Salvación después de que sus casas a orillas del Río Nadi quedaran anegadas por el agua. Aunque estuvieron haciendo su parte para ayudar con las secuelas del ciclón, el Mayor Noakes dice que parece probable que los que son de la zona más castigada de Nadi necesitarán refugio y comida por más tiempo. El Cuerpo de Lautoka sigue operando como centro de emergencia, con personas regresando al salón del Ejército durante la noche para descansar de la reparación de sus hogares. Los Oficiales en el Cuerpo de Nadi estuvieron involucrados en ofrecer servicios de capellanía tras el ciclón en el Aeropuerto de Nadi. Todos los Oficiales del Ejército de Salvación en Fiji están entrenados para estar en estado de emergencia ante ciclones.  

En la aldea de Rakiraki, el Mayor Noakes estima que de 60 a 70 hogares han sido destruidos. ‘Está claro que habrá una gran necesidad de ayuda en reconstrucción de casas,’ indica. ‘El Gobierno de Fiji parece estar haciendo hincapié en los daños en las islas periféricas, pero nuestras visitas confirman la necesidad urgente en la lado occidental de Viti Levu desde Ba hasta Rakiraki.’ 

El Coordinador de los Servicios de Emergencia del Ejército de Salvación en Nueva Zelanda, Mayor David Bennett, has viajado hasta Fiji para ayudar con la respuesta del Ejército. Un grupo de trabajo del Cuartel Divisional en Suva ha sido también formado con el Teniente Saimone Gatauraua (Relaciones Públicas Divisional y Oficial Directivo de Suva) actuando como enlace gubernamental del Ejército. Antes de ser Oficial, el Teniente Gatauraua había tenido una amplia experiencia trabajando en estrategias de desarrollo e infraestructura dentro del Gobierno de Fiji.

Inicialmente, el Ejército de Salvación seguirá apoyando a la gente con necesidades básicas de comida, refugio y apoyo pastoral. Como segunda fase en su respuesta, el Ejército está explorando la posibilidad de reconstruir casas en una de las aldeas afectadas en las que ya está trabajando. Se darán a conocer más detalles a medida que los planes se vayan desarrollando, asegura el Mayor Noakes, añadiendo que será importante hacer esta labor en colaboración con el gobierno local y los jefes de las tribus de la zona afectada. 

‘Gracias a los muchos Salvacionistas que están orando por el pueblo de Fiji,’ dice el Mayor. ‘Por favor, sigan orando, ya que las vidas de las personas serán muy distintas por un largo período de tiempo. Los Salvacionistas en Fiji se han dedicado para servir a sus comunidades, a pesar del impacto del ciclón en sus propias vidas. Se nos informa que nuestros centros de evacuación, tenían buen ambiente entre ellos, y que hay un profundo agradecimiento por la atención del Ejército.’

Donaciones para apoyar la labor de respuesta en Fiji pueden ser hechas online a través del servidor seguro del C.I.: Pulse Aquí


Informe de Comunicaciones C.I.
En base a informes del Territorio de Nueva Zelanda, Fiji y Tonga 

Traducido por la Soldado Carmen Alvea

 
 
Banner 127
     

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

#fc3424 #5835a1 #1975f2 #9ada4e #a9f9a7 #1d3eff